Inicio Mujeres ¿Cómo Identificar las Relaciones Tóxicas?

¿Cómo Identificar las Relaciones Tóxicas?

0
¿Cómo Identificar las Relaciones Tóxicas?

Mantener una buena relación con tu familia, amigos y pareja resulta favorable para tu salud emocional. Al tratarse de relaciones humanas, es natural que se presenten algunos conflictos. Pero si estos se repiten con frecuencia, es posible que estés inmersa en relaciones tóxicas que pueden afectar tu bienestar.

Es importante tener claro que todos cometemos errores y podemos tener comportamientos negativos. Esto significa que todas las relaciones que tienen inconvenientes no son necesariamente perjudiciales para ti (BBC News Mundo, 2020). Aquí te ayudaré a identificar los rasgos más comunes de las relaciones tóxicas.

Recuerda que estas actitudes no son exclusivas de las parejas. Por eso, también señalaré las que se generan en ambientes familiares y entre amigos.

¿Cómo identificar las relaciones tóxicas?

Es común que quienes estén en relaciones tóxicas no sean conscientes de esto. El amor que sienten hacia esa persona, altera su juicio y los hace permisivos frente a ciertas situaciones. Y así otros amigos o familiares les adviertan del problema, seguirán negando la realidad de sus circunstancias (Molina, X.). Estos son algunos de los comportamientos más frecuentes:

Con tu pareja

  • No le gusta que compartas tiempo con tus amigos o familia.
  • Controla tus gastos o maneja tus cuentas bancarias.
  • Revisa constantemente tu celular y no respeta tu privacidad.
  • Te cela excesivamente.
  • Te chantajea emocionalmente.
  • Crítica tu apariencia física y se burla cuando te arreglas como cualquier mujer femenina.
  • No celebra tus logros.
  • Te culpa por los problemas que tiene en el trabajo o con otras personas.

Con un amigo

  • No hay reciprocidad. Pasa cuando esa persona demanda mucho tiempo y atención de ti, pero cuando la necesitas nunca está disponible para ti.
  • Afecta tu autoestima. Entre amigos se toleran bromas pesadas. Pero cuando se convierten en críticas frecuentes sobre ti o tu apariencia, ya deja de ser una relación positiva. Esto suele ser una herramienta que usa la otra persona para sentirse mejor a costa tuya.
  • No puedes confiarle tu información privada. Si compartes secretos con él o ella y se los revela a todo el mundo, tal vez no sea la persona más confiable.
  • Despiertan lo peor de ti. Pasas por un mal momento y esta amistad te da malos consejos. Te impulsa a beber, te alienta a terminar otras relaciones sin intentar mejorarlas y te obliga a cambiar tu aspecto físico.
  • No respeta a tu pareja o familia. No hace un esfuerzo por llevarse bien con los que te rodean. Si además habla mal de tu pareja o familia, es un claro síntoma de que no te conviene.

 Con un familiar

  • Exceso de control. Uno de los miembros toma decisiones por todos y no les permite expresar sus opiniones.
  • Conflicto constante. Si bien los conflictos son normales, cuando se vuelve algo frecuente, puede desencadenar en relaciones tóxicas entre el grupo familiar.
  • Las adicciones. Cuando alguien tiene problemas de alcohol o drogas, puede generar dificultades económicas y emocionales.
  • Falta de comunicación. No existen las conversaciones más básicas entre los padres e hijos. Esto significa que nadie se entera de lo que está pasando en la vida del otro.
  • Alto nivel de exigencia y expectativa. Y cuando estas no se cumplen, se generan frustraciones.

¿Cómo salir de las relaciones tóxicas?

Lo primero que deberías hacer es comunicar lo que sientes cuando se presentan estas situaciones. Si nada cambia, comparte lo que te está pasando con tu entorno más cercano. Aunque uno de los signos de las relaciones tóxicas es la pérdida de los grupos de apoyo, regresa a ellos, pues solo así recobrarás el empoderamiento de tu vida.

Si estás dentro de una relación tóxica debes reaccionar y entender que para ser feliz debes tomar decisiones inteligentes. Las relaciones tóxicas amargan tu vida y te desequilibran emocionalmente.

No intentes cambiar a esa persona tóxica, porque simplemente no va a suceder. Lo que puedes hacer es ponerle límites claros y no permitir que los sobrepase. Finalmente, si lo necesitas, pon distancia entre los dos y evita los escenarios conflictivos (Puigbó, J. 2019). Si todo te resulta muy abrumador, no dudes en consultar con un profesional para que te ayude a manejar la situación.

Dora D’Agostino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Regístrate para recibir nuestras actualizaciones

Hazlo ahora mismo!

Respetamos tu privacidad