Inicio Mujeres El Empoderamiento es un Buen Negocio

El Empoderamiento es un Buen Negocio

0
El Empoderamiento es un Buen Negocio

El empoderamiento de las mujeres resulta fundamental para construir sociedades más justas y equitativas, equilibradas y sustentables. Asimismo, para establecer economías fuertes basadas en logros empresariales. Es por esto que la ONU nos dice que la igualdad es un buen negocio.

La globalización coyuntural que estamos viviendo señala objetivos de desarrollo que establecen políticas públicas para fortalecer los derechos humanos. Ahora como nunca, el mundo abre espacios para que la mujer busque el lugar que le corresponde en la sociedad actual y se adueñe de él.

EMPODERAMIENTO FEMENINO

“No deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre sí mismas”. Mary Shelly

El empoderamiento se define como “hacer poderoso a un desfavorecido” (RAE). En cuanto al empoderamiento femenino, los psicólogos lo han establecido como “el proceso mediante el cual las mujeres adquieren control, dominio y fuerza sobre su propia vida y sus circunstancias” (Nieto, 2018).

 El empoderamiento tiene dos factores: el individual y el colectivo. Es indispensable lograr los dos para cambiar tu vida, mejorar el ambiente en que te desenvuelves y alcanzar no solo tu propio éxito, sino el del género femenino en su conjunto. Lograr, en resumen, la sustentabilidad social que mencionábamos al principio.

Lo importante entonces es que comiences a trabajar en tu propio empoderamiento. Tú eres la parte crucial de esta estrategia social. Si tú estás bien, todo lo demás a tu alrededor comenzará a estar bien. Así que, si no lo has hecho aún, comienza a mentalizarte en lo importante que eres para ti misma y para los demás.

Con base en lo que se está manejando sobre el empoderamiento femenino, hemos preparado un decálogo que te ayudará a alcanzar el objetivo y apropiarte de tu éxito. No esperes más, comienza con tu empoderamiento ¡ya!

El empoderamiento es un buen negocio. Empodera tu vida y prepárate para conseguir lo que deseas.

DECÁLOGO DEL EMPODERAMIENTO FEMENINO

 1. ANALÍZATE A TI MISMA

Primero que nada, conócete y reconócete. Tal vez esto podría parecer redundante, pero ¿en realidad sabes quién eres y qué eres capaz de hacer? El empoderamiento exige que estés consciente de tus alcances, pero también de tus limitaciones.

Limitación no significa fracaso. Ni tampoco es un obstáculo en sí mismo. Solo se trata de reconocer en qué áreas debes trabajar y a cuáles debes darles la vuelta. La clave del éxito es precisamente potenciar tus habilidades. Después de eso, las limitaciones ni se verán.

El método del espejo es muy bueno. Ponte frente a él y estarás frente a ti misma. Entonces reconoce lo que eres y, sobre todo, lo que quieres ser. De algo puedes estar bien segura: tienes la capacidad y la fuerza, solo debes “organizarte”.

2. EMPODERAMIENTO SIN MIEDOS

«La valentía de una mujer no conoce fronteras» Dora D’Agostino 

¿A qué le tienes miedo? ¿Qué es lo que te impide avanzar y llegar más arriba? ¿Te lo has preguntado? El miedo puede ser una señal de inseguridad, y una mujer empoderada no es insegura.

El miedo es natural, pero también lo es el instinto de vencerlo. Y en cuestiones de instinto, nadie nos gana. Y no se trata de “que no tengas nada que perder”, es que de hecho ¡no vas a perder! Tienes en una mano la certeza de tu potencial; y en la otra, el reconocimiento de cómo darles la vuelta a tus limitaciones. Entonces, ¿por qué tener miedo?

Cierra los ojos y medita: el miedo también es una situación mental. Así que no existe, no está en tu vida. Abre los ojos y sigue adelante.

3. EMPODERA TU AUTOESTIMA

“Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”. Eleonor Roosevelt

La autoestima es el aprecio que cada persona tiene sobre sí misma. Revela si un individuo está conforme con su manera de ser o presenta algún sentimiento negativo hacia su persona. Una baja autoestima limita su potencial e incide en su propia felicidad.

El empoderamiento femenino requiere una autoestima bien cimentada. Todo lo que eres y lo que tienes es suficiente para obtener lo que quieres.

Una de las cosas que frecuentemente afectan nuestra autoestima es el aspecto físico. Pero esto es fácil de arreglar. En tu agenda debes incluir un tiempo para realizar una actividad física o practicar un deporte; un tiempo para resaltar tu belleza natural y cuidar tu salud. Pero no te obsesiones con ello ni caigas en clichés o estereotipos. ¡Enamórate de ti misma!

 4. PREPÁRATE ADECUADAMENTE PARA TU EMPODERAMIENTO

La educación es de suma importancia para una mujer empoderada. Prepárate lo suficiente para adquirir el conocimiento adecuado en el ámbito en que te desenvuelves y desarrollar las habilidades necesarias. El mundo digital de hoy permite que tengamos acceso a múltiples formas de estudio en línea, que encajan perfectamente dentro de nuestras actividades diarias.

Una mujer empoderada es la que se prepara cada día para dar lo mejor de si.

5. EMPODERA TU PERSONALIDAD

“Una mujer original no es aquella que no imita a nadie, sino aquella a la que nadie puede imitar”. María Félix

La personalidad es el conjunto de rasgos y cualidades que configuran la manera de ser de cada persona y la diferencian de las demás. No se trata de imitar a otra persona ni de parecerse a ella, sino de resaltar la que eres. Construye tu empoderamiento sobre la base de tus propias ideas, sentimientos y emociones. ¡Sé tú misma, sé auténtica y sé exitosa!

6. EMPODERA TU ESTILO

Para alcanzar el empoderamiento no solo hay que ser exitosa, ¡también hay que parecerlo! Define tu estilo, cuida tu apariencia, vístete de éxito. No te enfundes en modas que no te queden y, sobre todo, que no te gusten. Vístete de forma que te veas bien y te sientas bien. Natural, cómoda, tranquila y ¡feliz!

Una mujer empoderada sabe lo que le gusta y le queda bien. Empoderar tu estilo es parte de tu bienestar.

7. EMPODERA TU ÉXITO

¿Qué es el éxito para ti? No te preocupes por lo que los demás opinen sobre qué es el éxito, ocúpate de definir tu propio significado. Esto implica establecer metas y objetivos, y la forma de alcanzarlos. Piensa en lo que quieres lograr en la vida, en lo que te hace sentir satisfecha y plena.

Si bien es maravilloso ser madre, la mujer no debe contentarse solo con tener hijos y ser ama de casa. La mujer puede y debe llegar más lejos. De eso se trata el empoderamiento femenino. De eso se trata tu propio empoderamiento, de alcanzar la máxima posición en tu propia historia.

8. PROMUEVE LA IGUALDAD DE GÉNERO

La mejor parte del éxito es que es un estado que se comparte. Hacer cambios personales no es suficiente, hay que promover la educación, la formación y el desarrollo profesional en otras mujeres; bien sean de nuestra familia, nuestras amigas y  nuestras compañeras de trabajo.

El empoderamiento de las mujeres es esencial para erradicar la discriminación y la violencia de género.

9. TRATA A TODOS LOS HOMBRES Y MUJERES EN FORMA EQUITATIVA

Una mujer empoderada es una mujer exitosa, segura y feliz que no necesita hacer menos a nadie para destacarse en la vida. Es por ello que la ONU señala que una de las características del empoderamiento femenino es respetar y defender los derechos humanos y la igualdad social.

10. PROMOVER EL EMPODERAMIENTO FEMENINO

Ahora hay que difundir todo lo que aprendiste en el proceso para alcanzar tu empoderamiento. No lo guardes solo para ti, compártelo con los demás. Y recalcamos “los”, no solo “las”, porque los hombres también son partícipes de la construcción de una sociedad más equitativa e igualitaria.

Recuerda que tú eres la protagonista de esta historia, por lo que ahora te podemos decir: ¡felicidades, mujer empoderada!

Dora D’Agostino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Regístrate para recibir nuestras actualizaciones

Hazlo ahora mismo!

Respetamos tu privacidad